STAPP

LA TRATA DE PERSONAS

¿Sabes qué es la trata de personas?

La trata de personas es un delito que se comete cuando una persona capta o atrae a un niño, niña, adolescente, joven o adulto y lo transporta a otro lugar donde es recibido y obligado a hacer actividades que vulneran sus derechos.

Un niño, niña o adolescente puede ser víctima de trata de personas cuando:

Explotación laboral

Explotación laboral

Trabaja en situaciones de esclavitud y es expuesto a graves peligros como resultado de la actividad que desempeña.

Mendicidad

Mendicidad

Es utilizado por otra persona para pedir limosna, quien le dice cómo, dónde y cuándo lo debe hacer para beneficiarse de la actividad.

Explotación sexual

Explotación sexual

Realiza actividades sexuales a cambio de dinero o de cualquier otra forma de pago.

Tráfico de órganos

Tráfico de órganos

Le extraen un órgano o tejido de su cuerpo para ser vendido.

Matrimonio servil

Matrimonio servil

Tiene una relación de pareja con una persona adulta, en la cual la víctima debe realizar oficios del hogar, trabajos forzosos o mantener relaciones sexuales con la pareja o con otras personas.

A veces la víctima acepta o da su autorización para hacer lo que el tratante quiere, lo cual no significa que la persona no sea víctima y que el tratante no sea responsable del delito.

¿Cómo actúan quienes se dedican a la trata de personas?

Para captar a su víctima, los tratantes la engañan, la amenazan o recurren al uso de la fuerza. Generalmente logran convencerla ganando su confianza y haciéndole promesas que nunca le van a cumplir.

Una vez captan a su víctima, estos delincuentes en algunas ocasiones la someten a sus órdenes, la encierran, la esclavizan, la agreden física y sexualmente, la obligan a consumir drogas ilícitas y le roban su libertad. Muchas veces cambian su nombre e identidad, utilizando documentos falsos.

¡Cuidado! Tú puedes ser víctima de la trata de personas

Los tratantes utilizan diferentes artimañas para captar a sus víctimas. La amenaza de la trata de personas puede aparecer en tu entorno sin que te des cuenta de ello. Por eso debes estar alerta y tener en cuenta estas recomendaciones para evitar convertirte en una víctima de este delito:

- Los tratantes pueden estar en los lugares que tú y tus amigos frecuentan.
- Pueden contactarte a través de una llamada telefónica, por redes sociales, por amigos o por medio de anuncios publicitarios.
- Te pueden ofrecer sueldos muy altos, convertirte en modelo, artista o trabajar en el exterior.

señales

No interactúes en las redes sociales con personas que no conoces. No sabes quienes son ni que intenciones tienen al contactarte.

señales

No aceptes citas de personas desconocidas que te contactan a través del teléfono o de las redes sociales.

señales

Desconfía de cualquier ofrecimiento o anuncio clasificado que te promete convertirte en modelo o artista.

señales

No permitas que alguien que no conoces bien te tome o te pida fotografías. Tampoco compartas en las redes sociales imágenes de tu vida personal.

señales

No recibas regalos de personas que conoces hace poco tiempo y menos si viene de alguien que te está ofreciendo una vida de película en otro país.

señales

Ten cuidado con las páginas de Internet que ofrecen búsqueda de pareja o amigos en todo el mundo. Estos lugares también son utilizados por los delincuentes para captar a sus víctimas.

señales

Habla con tu papá, tu mamá y tus maestros para que ellos también conozcan la problemática y estén atentos.

Tú tienes derecho a ser protegido

Si crees que tú o alguno de tus familiares o amigos está en peligro, repórtalo, o pide apoyo a un adulto para reportar el caso a través de esta aplicación.

Habla con tu papá, tu mamá o tu maestro o contacta a alguna de las inriruciones que hay en tu municipio, barrio o comunidad:

o llama a las líneas gratuitas nacionales:

teléfono
  • 01 8000 918080 (Línea gratuita nacional ICBF)
  • 01 8000 112440 (Línea de atención y prevención del abuso sexual ICBF)
  • 01 8000 522020 (Línea gratuita contra la trata del Ministerio del Interior)

Recuerda: nadie tiene derecho a jugar con tu vida, ni con tus derechos, ni con tu libertad.